El calor, la sequedad y la deshidratación son problemas a los que todos nos enfrentamos durante el verano.

Para evitar un cabello seco, quebradizo y encrespado, debemos mantenerlo hidratado y asegurarnos de que reciba el cuidado adecuado.

La hidratación es la clave de la supervivencia.

A lo largo del día, bebemos mucha agua para mantener nuestros niveles en el punto adecuado, por eso necesitamos reponerla continuamente. Lo mismo ocurre con nuestro cabello. Si no se hidrata adecuadamente, tendrá un aspecto sin brillo, sin vida y frágil.

Write a comment:

*

Your email address will not be published.